miércoles, 28 de marzo de 2018

Tenía que sobrevivir, por el Dr. Roberto Canessa y Pablo Vierci. Alrevés editorial.




Un libro inspiracional que nos invita a plantar cara a la adversidad. ¿Qué hacer cuando todo está en tu contra? Cómo un accidente aéreo en los Andes cambió la vida del Dr. Roberto Canessa y la de todos los que descubren lo que ocurrió allí. Esta es la historia del cardiólogo infantil Roberto Canessa y su experiencia que se inició el 13 de octubre de 1972 en los Andes y que lo ha llevado a intentar salvar vidas desde aquel día. Este libro tal vez salve la tuya algún día. Si no es así, estarás ayudando a la Fundación de cardiopatías congénitas CORAVANT.
El escritor Pablo Vierci (Uruguay, 1950) junto con el Dr. Roberto Canessa (Montevideo, 1953 superviviente del accidente aéreo de los Andes en 1972) narran a lo largo de las páginas de este libro coral, junto con testimonios de pacientes del Dr. Canessa, cómo le influyó el accidente aéreo (de sobra por todos conocido) que éste sufrió cuando apenas contaba con 19 años y cómo le sirvió para dedicar el resto de su vida a dar nuevas oportunidades de vida a pacientes diagnosticados con cardiopatías severas.
Nos narra el día a día de este médico cardiólogo pediatra, jefe del departamento de ecocardiografía y cardiología del Hospital Italiano del Uruguay, como se enfrenta a los severos problemas de todos los pacientes que recibe, así como de las asombrosas maneras en las que afronta tanto las pérdidas de alguno de sus pacientes como los recuerdos que le vienen a la cabeza de su peripecia por los Andes allá en 1972.
Completan el libro varias entrevistas con los pacientes del Dr. Canessa, por parte de Pablo Vierci, a espaldas de éste para que los comentarios no se vieran influenciados por su médico de referencia, en las que todas llegan al mismo veredicto: Si el Dr. Canessa no existiera, habría que inventarlo.
Más allá de los avatares que le sucedió en los Andes, tanto Canessa como Vierci ven en este libro una llamada a la humanidad. Para darnos cuenta que por muchas dificultades que se nos pongan en la vida, siempre hay una solución para todo, o por lo menos hay que intentarlo hasta las últimas consecuencias.
La interpretación del título es fácil: "Tenía que sobrevivir" para demostrarle al mundo todo lo que me quedaba aún por hacer: Salvar vidas.

No hay comentarios: